jueves, 7 de junio de 2012

SHOTGUN MESSIAH - VIOLENT NEW BREED


No sé porqué pero Shotgun Messiah SM (originalmente Kingpin) siempre ha sido una de esas bandas que se encuentra entre mis favoritas y elegidas, y no siempre es porque haya escuchado más sus discos, visto en más conciertos, que las recuerde a diario…no sé, es por algo innato que te atrae de estas bandas desde el principio y hace que cuando alguien que le gusta el hardrock te pregunta por qué bandas te gustan más, digas su nombre aunque lleves dos años sin escucharlos. Me pasa los mismo con Warrior Soul (por ellos es el nombre del blog), Love/Hate, Bulletboys, Faster Pussycat, D.A.D. y algunas otras.

Fue de las primeras bandas suecas que me enganchó (actualmente me gustan todas) ya que sus dos primeros discos salieron en pleno apogeo del hardrock a finales de los 80 y comienzo de los 90, incluso recuerdo que me compré su primer disco en casete en San Francisco y flipé cuando escuché “BopCity” y “Don't Care 'Bout Nothin” en el equipo de música, demoledores en la línea del primer disco de Faster Pussycat. Con su segundo disco “Second Coming” siguieron la línea pero un poco por debajo del primer disco aunque manteniendo ese sonido hardrock directo.
El cambio radical se produjo en su tercer y último disco “Violent new breed” y la banda con Harry K. Cody y Tim Skold que se quedaron como los únicos miembros originales de Shotgun Messiah. Y en el 93 todos sabemos lo que ocurría con el hardrock y los nuevos sonidos, a lo que Tim Skold (ex-KMFDM y mano derecha de Marilyn Manson durante mucho tiempo) no era ajeno y plasmó en este disco sus influencias industriales de la época dando lugar a un disco muy bueno pero alejado del hardrock con unos riffs duros, samplers, sonido industrial…todo en uno.

Yo cuando me lo compré en el 94 flipé, no sabía que el disco era de ese estilo, y la primera escucha te sorprende mucho ya que son temas pegadizos y muy cañeros con buenas letras, estribillos y buena producción aunque mejorable.
El comienzo con “I’m a gun” ya nos va dando pistas y hay temazos como “Enemy in me” y uno que a mí me gusta especialmente que es “Jihad”.
Recomiendo el disco ya aunque tiene un sonido industrial se nota que detrás está un pedazo de banda de hardrock.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gustó mucho ese disco